26.12.11

Capítulo 3: Despedida.

Notaba el viento rozar por mi cara mientras corría. Llegue a la puerta de mi casa y me pare en seco, no sabía si entrar o que hacer, solo me imaginaba la bronca de mi madre... Al final, abrí la puerta y vi a mi madre frente a ella de brazos cruzados y gesto serio.


-¿A dónde has ido?


-¿Qué te importa? Mi vida siempre a sido algo que ignoras y que no te ha importado, ¿a que viene tanto interés ahora?


-Soy tu madre, claro que me importa.


-Te importa ahora, solo ahora. Como papá y tu os estáis divorciando quieres ser la mejor, que te adore, que deje a papá de lado y crea que es el peor padre del mundo... estás equivocada.


-¡La que estas equivocada eres tú! Yo siempre he sido así contigo y me preocupado por tus cosas.


.¡No mientas, por favor! Sabes de sobra que tengo razón. No sabes nada de mi... Y ahora no intentes cambiarlo porque no sirve de nada. Sabes que te quiero, pero como continúes comportandote así conmigo vamos a acabar mal y lo sabes.


-Hija, no quiero discutir contigo. No me hagas esto más difícil. Si se cosas de ti. Yo también te quiero, hija, ¿cómo no te voy a querer? No tenemos porque acabar mal , yo no quiero...


-¡Pues no parece que no quieras discutir! No lo parece. No vengas ahora de víctima. Mira me voy a mi cuarto, déjame en paz de una puta vez.


Subí corriendo las escaleras. Cerré la puerta detrás de mi y me senté en el suelo. Las lágrimas luchaban por salir de mis ojos, empecé a recordar a Marcus... todos los momentos con él, lo mucho que lo quería, que lo echaba de menos.. todo. Las lágrimas empezaron a caer, salían sollozos de mi cuerpo. 
El vacío que notaba en mi corazón todos los días es mayor que nunca y no lo soporto, me quiero morir.. no puedo más, solo se vivir junto a él y no podía hacer nada. 22.12.2011 el día que se fue...
Me acordé que tenía que hacer la bolsa y con lágrimas en los ojos saque mi bolsa de debajo de la cama. Abrí el armario y metí un poco de ropa, el neceser y los pocos ahorros que tenía. Ya eran las 22:50, diez minutos para desahogarme... Me limpié las lágrimas y baje las escaleras.


-Mamá, siento lo de antes pero es verdad. Bueno, te quiero.-dije como en forma de despedida en mitad de las escaleras y volví a subir.


Me tumbe en la cama aún con los ojos llorosos y un instante después oí como algo golpeaba mi ventana.



4 comentarios:

  1. pff... esta entrada me encanta, me recuerda mucho a cosas que me pasan a mi :S espero que cuelgues la continuacion pronto ^^

    ResponderEliminar
  2. en cuanto me sienta inspirada jaja ^^
    Gracias por seguirmee =P

    ResponderEliminar
  3. Guau! me estoy enganchando bastante :D te sigoo!^^

    ResponderEliminar
  4. Gracias! Me alegro de que te guste ^^

    ResponderEliminar